PARA TI
Generación Ave Fénix. La nueva metamorfosis - Sapiensx3
1777
post-template-default,single,single-post,postid-1777,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.5.7,woocommerce-no-js,,qode-page-loading-effect-enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_menu_slide_from_right,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,elementor-default,elementor-kit-218,elementor-page elementor-page-1777

Generación Ave Fénix. La nueva metamorfosis

Generación Ave Fénix y la nueva metamorfosis (más allá de la forma).

Quizá has oído hablar de la más mucho más benevolente Era Acuario en la que hemos entrado. Astrológicamente dicho cambio es debido a que el eje de la tierra se ha desplazado ligeramente, lo que a nivel energético supone la elevación de la vibración energética del planeta, habiendo alcanzando picos superiores a 40 Hz en la frecuencia conocida como Resonancia Schumann (el nivel de vibración del planeta).

¿Y qué tiene esto de interés para mí? ¡Pues mucho! Esta nueva era supone un nuevo ciclo de algo más de 2100 años, en los que las reglas de juego del mundo cambian respecto a lo que conocíamos. Por eso, los que estamos aquí, somos el puente entre la Era Piscis que terminó y la que acabamos de estrenar. Somos la generación Ave fénix, porque nos toca resurgir de nuestras cenizas y CREAR LO NUEVO.

La vibración más elevada que se requiere que alcancemos todos para armonizarnos con el entorno que nos mantiene, acaba con la conciencia de la humanidad anterior (la muerte del hombre que los mayas pronosticaron para el 2012), que se regía por el miedo:

–       Separación

–       Lucha por la supervivencia

–       Pensamientos de impotencia

–       Pensamientos de escasez

–       Egoísmo y aislamiento

En su lugar se impone cultivar las cualidades de la nueva era, regidas por el amor:

–       Unicidad

–       Paz

–       Pensamientos de poder

–       Pensamientos de abundancia

–       Colaboración y generosidad

Por tanto, lo que no esté al nivel de las nuevas reglas de juego no puede continuar aquí. ¿Te has fijado que todos los viejos sistemas de política, gestión de empresas, estructuras y leyes desequilibradas están cayendo? En la última década han estado saliendo a la luz muchos de sus abusos, para que pudieran ser vistos y caer desde sus cimientos, más o menos pacíficamente. Por su propio peso.

En los últimos años hemos tenido múltiples terremotos, maremotos y erupción de volcanes, como procesos del propio planeta para limpiarse. La pandemia mundial nos puso en jaque para que replanteáramos nuestras prioridades y nos uniéramos más, a pesar de y precisamente por la distancia física impuesta.

Así, a los que nacimos y fuimos educados durante la época de la vieja línea cultural, nos toca elegir, DELIBERADAMENTE y en conciencia, entre ser oruga que muere en el capullo o romper el capullo, transformados en mariposa y volar.

Saltamos desde la era del cerebro y la racionalidad, en la que buscábamos respuestas fuera, en la autoridad competente identificada, a la era del corazón y la intuición, en la que el corazón es el centro soberano de poder y decisión, a través de la intuición y el impulso inspirado, al que se somete la racionalidad.

Einstein dijo a mitad del s XX: “La mente intuitiva es un don sagrado y la mente racional es un siervo fiel. Hemos creado una sociedad que honra al siervo y ha olvidado el don.”

El músculo cardíaco es la puerta al campo de infinitas posibilidades, donde nos sumergiremos para encontrar nuestras respuestas (dentro, no fuera de nosotros). Y esas respuestas, compasivas y generosas por ser su origen el que es, siempre serán en nuestro propio beneficio, pero incluirá a los demás.

Antes se premiaba la respuesta que surgía de la parte izquierda del cerebro. Era y así fuimos entrenados para funcionar en el mundo, analizando, enésimas veces, pros y contras de cualquier situación, antes de tomar una decisión que creíamos tener bajo control.

Resulta que el excesivo análisis no es eficaz, pues bloquea la toma de decisiones, y el control no es más que una ilusión que crea la mente para darnos la sensación de seguridad en una situación en la que, en realidad, no hay certeza garantizada por la razón y la lógica.

Ahora, la nueva energía imperante y creciente, que viene in crescendo desde los últimos nueve años y, de un modo más acuciante, desde finales de 2020 (quizá vienes notando como si te hubieran enchufado a una central nuclear, contando solo con un antiguo enchufe de tostadora y que el tiempo pasa mucho más rápido), quiere que transfieras el mando a la intuición, a nuestras CORAZONADAS. La mente queda sometida al músculo cardíaco que, por otro lado, tiene un campo electromagnético mucho más poderoso que el cerebro, según ha demostrado la más avanzada ciencia, como explico en el post sobre “El poder de la comunicación energética”

Es decir, toca aprender a tomar decisiones inclusivas:

(i)             no se centran en analizar problemas (sino en buscar soluciones),

(ii)           no separa ni enfrenta a las partes implicadas (sino que parte de que la mejor opción es la más beneficiosa para todos los implicados, asumiendo que cada uno de ellos es parte del todo, del que no están separados),

(iii)         Son más magnánimas.

No importa lo que los demás te digan. Es tu responsabilidad encontrar la solución que te haga sentir mejor. Eres soberano de tus pensamientos y emociones. Tienes tu maestro susurrándote desde una mucho mejor y más amplia perspectiva, a la que no se puede acceder desde los 5 sentidos, ni racionalmente, pero sí desde el silencio introspectivo.

Es el momento de reforzar el centro energético del poder personal, el plexo solar, que reside bajo tu diafragma. Es la hora de resurgir de las cenizas del antiguo paradigma de miedo y separación y saltar al de la generosidad y la ganancia que te trasciende.

Si sientes que toca despertar a la nueva realidad, a la nueva normalidad, es tu momento. Busca información dentro y fuera de ti.

La introspección y las auto-preguntas son esenciales para completar la metamorfosis. Si quieres que te acompañemos durante parte de tu proceso único y maravilloso, con todo nuestro corazón y experiencia, aquí estamos.

Es Ley Matrix que ELIJAS tu siguiente mejor acción.  Y todo está bien. 🙂



Regístrate para tener un
10%
en tu primera compra
No, Gracias